Es decir, yo me he sumergido de lleno en la experiencia.En parte por entender las razones que llevan a un hombre a dar de un tirón 50.000$ en propinas a una cam girl, pero principalmente por interactuar en directo con ese tipo de mujeres que podrían formar parte de mi colección de porno.

Góticas, chicas emo, maquinaria bondage, gorditas, sumisas… Incluso puedes encontrarte con algunas chicas que practican squirt (capaces de eyacular).

Y aunque he tenido que lidiar con unas cuantas squirters de chorro debil, que aún por encima malgastaban toneladas de tiempo para terminar soltando un hilillo de eyaculación, también me he encontrado con chicas muy profesionales que me han maravillado con su capacidad para eyacular…

Por supuesto que, en esto de las webcams porno, hay muchas chicas que trabajan para diferentes estudios que están muy mal pagadas, aunque en mi opinión es mejor trabajar en un estudio que hacer la calle.

Pero ya sean chicas que trabajan para estudios o modelos que actúan desde casa, me encanta mimar a mis chicas favoritas comprándoles regalos y dándoles propinas. En el porno grabado es difícil encontrar contenidos que sean frescos y novedosos, especialmente hoy en en día.

Algo que, desde mi punto de vista, es lo que ocurre en My Free Cams.

Lo que realmente me gusta es llegar y echar un vistazo.Para amantes de lo fetish y lo kink, el mundo de las cam girls ofrece infinidad de posibilidades.Solo tienes que encontrar a la chica adecuada para cada tipo de necesidad.Aunque lo cierto es que, en aquella época, las páginas con webcams porno aún no habían nacido.Creo recordar que ifriends fue una de las primeras en aparecer en torno al año 1999.De alguna manera es como ir a un club de striptease.